Exposición en curso

LENTA EXPLOSIÓN DE UNA SEMILLA

Comisaria: Isabella Lenzi

OTR Espacio de Arte

C/ San Eugenio 10, 28012 – Madrid

Inauguración

25 de febrero de 2020: 19h – 22h

29 de febrero de 2020: 10h – 14h

Hasta el 27 de junio de 2020
Visita con cita previa a través de la web (excepto eventos especiales).

Apoyo

Centro Checo de Madrid

– Adéla Součková
– Adolfo Schlosser
– Amaia Urra
– Barbara Hammer
– Carolina Cordeiro
– Claire de Santa Coloma
– Cocinar Madrid + Las Polish Fermentos
– Dandara Catete
– Detanico Lain
– Erika Verzutti
– Estefanía Santiago
– Gabriela Bettini
– Gisela Motta & Leandro Lima [en colaboración con Claudia Andujar]
– Maria Jerez
– María Thereza Alves
 
Isabella Lenzi

Imaginad una gran alfombra sacudida contra el suelo y las casi infinitas partículas en suspensión que resultan de este gesto. Ahora imaginad la más pequeña de esas partículas en el más breve de esos instantes. ¿Cuál es la relación de esa partícula con todas las otras, y con todo el tiempo que pasó y que pasará desde que la alfombra fue golpeada? Nuestra posición circunscrita a este planeta, también tan mínimo, y a este ínfimo período que llamamos historia, a menudo pone difícil que nos hagamos cargo de la complejidad del entramado del que formamos parte. ¿Somos capaces de salir de nosotros para imaginar y atender a otros tiempos y otras configuraciones —da igual si proyectadas hacia el pasado o hacia el futuro—? ¿Somos ya/todavía capaces de imaginar la germinación que lleva de nosotros a lo otro, de lo humano a lo no humano, de la separación en géneros y especies a su no diferenciación?

Una de las fuerzas del arte es llevarnos hacia lugares en los que no sabemos si hemos dejado de estar o lugares a los que todavía no hemos llegado, lugares ajenos a muchas de las divisiones, de las Historias y de las cartografías que ahora mismo imperan y que, a buen seguro, están destinadas a perecer. A partir de la imagen de la semilla, la exposición aproxima tiempos y funde lo animal con lo vegetal y lo mineral. Plantea una mirada crítica hacia las heridas producidas por la relación colonialista y predatoria que hemos establecido entre nosotros y con el planeta a lo largo de siglos o milenios, y analiza el origen, tránsito e intercambio de simientes, alimentos y especies.

«Un árbol: la lenta explosión de una semilla», escribió Bruno Munari. Pero la frase parece incompleta si no consideramos simultáneamente el tiempo al revés: una semilla es la fulminante implosión no solo de un árbol sino de todo cuanto existió y existirá. Volver a la semilla es volver a un lugar en el que los lenguajes y los discursos hegemónicos pueden ser contrariados, expuestos, criticados y comprimidos hasta que el horizonte se vuelve de nuevo diáfano. Es la posibilidad de un nuevo comienzo, de muchos nuevos comienzos. Volver al origen —un núcleo sin afuera, exageradamente denso y caliente— es, quizás, una forma de recuperar el impulso del crecimiento indiscriminado y su momento de máxima proyección.